Al igual que los adultos, los niños también deben hacer ejercicio diariamente

De acuerdo a los expertos, no es conveniente que los bebés permanezcan durante mucho tiempo sentados en sillitas de paseo o cochecitos, “ni cercados” en una cunita. Según lo afirma la National Association for Sport and Physical Education (NASPE) – Asociación Nacional de Deportes y Educación Física – el hacer esto, podría retrasar el desarrollo fisico y mental del niño.

 

Está claro que el niño alcanza una forma “natural” en las diferentes etapas del desarrollo, cada uno a su ritmo, dentro de los límites que los especialistas han establecido dentro de la normalidad. Sin embargo, no es menos cierto que es conveniente proporcionar al niño un entorno adecuado para favorecer dicha adquisición natural de habilidades (gatear, sentarse, caminar, etc.). En otras palabras, el ejercicio en los niños favorece su desarrollo.

 

Para conseguir que el bebé asuma que la actividad física forma parte de su vida, es necesario practicarlas diariamente a través de actividades sencillas, divertidas y adecuadas para su edad.

 

 

En el caso de los bebés, esta actividad puede consistir en explorar su entorno, utilizando objetos que pueda empujar, tirar, o simplemente trepar sobre ellos. Por supuesto, la seguridad de estos juegos debe estar garantizada en todo momento.

 

Por otro lado, la proliferación de los casos de obesidad infantil hace todavía más recomendable que los pequeños lleven a cabo, actividades físicas si no diariamente, por lo menos varias veces a la semana.

 

Como dato interesante, existe un estudio publicado en la revista “Pediatrics”, que establece el hecho de que si un bebé gana peso de más demasiado rápido los primeros meses de vida, puede derivar en problemas de sobrepeso durante su infancia.

 

 

Adicionalmente, numerosos estudios han señalado que la obesidad es hereditaria, pero la prevención del problema cuando el niño es pequeño podría evitar en gran medida el desarrollo de este trastorno.

 

Los resultados obtenidos por los expertos refuerzan la teoría de que el bebé sólo debe tomar leche materna durante los primeros 6 meses de vida. Para prevenir el desarrollo de esta enfermedad, los padres deben de establecer buenos hábitos nutricionales, así como favorecer la actividad física diaria del niño. Eso sin olvidar la importancia de introducir en la alimentación del pequeño frutas y verduras, y evitar alimentos alimentos excesivamente ricos en calorías.

 

Ricitos de Oro, ¡tan natural como el amor por tu bebé!

 

Share on Facebook
Please reload