Alivia las encías de tu bebé con estos expertos consejos

29/6/2017

 

 

“Tengo una niña de 5 meses. Últimamente se mete el puño a la boca como si algo le molestara y además, babea mucho. ¿Será que ya le están saliendo los dientes? Si es así ¿Qué me aconsejan hacer para aliviar las molestias?” ¿Te suena familar?

 

La salida de los dientes del bebé suele estar acompañada por algunas molestias que inquietan a las mamás. Sin embargo, hay que saber que, cuando aparecen los primeros dientes, es normal que el niño manifieste un cierto malestar. Vamos a ver los consejos de dentistas expertos.

 

¿CUÁNDO LE VAN A SALIR?

 

Cada niño tiene su propio ritmo de crecimiento que está determinado por ciertas características de su constitución. Los primeros dientes pueden permanecer ocultos bajo las encías durante semanas enteras antes de salir, o bien agujerar el tejido gingival de un día para otro.

 

Los primeros dientes suelen aparecer entre los 3 meses y el primer año de vida, aunque, en la mayoría de los casos, salen alrededor de los 5 o 6 meses. Por lo tanto, se trata de tiempos muy variables, que dependen de las características personales de cada niño.

 

Cuando el diente está a punto de salir, la encía se ve diferente: se inflama y se enrojece. Además, al tocarla, se nota un pequeño bultito duro y de color blanco. La inflamación es molesta para el pequeño y, algunas veces, puede causarle dolor y una cierta irritabilidad.

 

Durante esta etapa, es normal que el niño, coma menos y que sus salivación sea más abundante, debido a las molestias y a la sensación de comezón que provoca el estiramiento de las mucosas gingivales. También puede sentir la necesidad de masticar y morder, con el fin de aliviar dichas molestias.

 

LOS PRODUCTOS Y REMEDIOS IDEALES

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Existen diversos remedios para aliviar el dolor causado por la salida de los dientes.

 

La mamá puede darle al niño un delicado masaje en las encías durante algunos minutos, después de haberse lavado bien las manos. Si el pequeño ya es capaz de sostener la comida en su mano, se le puede dar un pedazo de sandía fresca, o incluso una zanahoria para que los mordisquee, pero siembre vigilándolo atentamente.

 

También existen una serie de productos que pueden ayudar a calmar las molestias causadas por la salida de los dientes.

En el mercado existen chupones cuyo diseño contribuye a calmar el dolor de la dentición.

 

También hay mordederas especiales que se enfrían en el refrigerador antes de dárselas al niño, las cuales alivian bastante la molestia debido al efecto antiinflamatorio del frio.

 

Cuando el dolor es muy intenso, se puede pedir al pediatra que recete alguna crema o gel dental, las cuales ejercen una ligera acción anestésica.

 

LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

 

                                 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: ABC.ES

 

Las molestias de la dentición son pasajeras; si el niño presenta temperatura, hay que consultar al pedíatra ya que se puede tratar de alguna infección y no de la salida de los dientes.

 

Adicionalmente, se recomienda no dejar al niño dormido con el biberón en la boca. Este hábito es perjudicial, ya  que provoca caries en los dientes de leche, que se deben cuidar tanto como los dientes permanentes.

 

No existen alimentos que faciliten el proceso de la dentición; es suficiente con una alimentación equilibrada.

 

Las reglas de oro contra la caries son pocas, pero deben llevarse a cabo de inmediato. No sólo se debe acostumbrar a los niños a seguir un correcta higiene bucal, si no también mantener una relación continua con el dentista.

 

A partir del momento en el que aparecen los primeros dientes, es necesario enseñarle al niño a lavárselos todos los días. La mejor manera consiste en darle ejemplo; si el pequeño ve que sus padres se lavan los dientes al diario, intentará imitarles, efectuando los mismos movimientos, y se acostumbrará con mayor rapidez al uso del cepillo. Se recomienda empezar con cepillos de cerdas suaves y puntas redondeadas.

 

Para una higiene más exhaustiva, se puede lavar los dientes y encías con una gasa impregnada con un poco de pasta dental para niños.

La mejor manera de cuidar los dientes consiste en limitar el consumo de alimentos y líquidos muy azucarados. El azúcar refinada o de caña es el principal responsable de la caries dental.

 

Siempre que el pediatra lo indique, es útil administrar al niño una determinada cantidad de flúor, en gotas o comprimidos.

Cuando el pequeño cumpla, aproximadamente, tres años de edad es decir, cuando la dentición decidua ya se haya completado, se recomienda llevar al dentista.

 

Para restar importancia y estrés a esta visita, el día anterior, se puede jugar con el niño al examinar sus dientes y los nuestros.

Los dientes deciduos, también llamados de ¨leche¨, son veinte: cuatro incisivos, 2 caninos y cuatro molares en cada arcada dentaria.

 

Los primeros en salir son los incisivos centrales, seguidos por los laterales. Entre los 12 y 18 meses, salen los primeros molares y, entre los 18 y 24, los caninos. La dentinción se completa entre los 24 y 30 meses, con la aparición de los segundos molares.

 

Como último dato interesante: los dientes se forman durante los primeros meses de embarazo, por lo que, en el momento de nacer, ya están todos bajo las encías.

 

Ricitos de Oro, ¡tan natural como el amor por tu bebé!

 

Share on Facebook
Please reload