¿Cuál es el juguete ideal para mi bebé? Aquí la guía de juguetes según la edad

Sin duda, el universo de los juguetes es tan bello como confuso. Entre colores, texturas y el simple factor “demasiado bello”, podemos pasar horas escogiendo el ideal para nuestro bebé. Por eso, te presentamos esta guía con diversas opciones para consentirlo y algunas recomendaciones que debes tener en cuenta.

 

Antes de adquirir el juguete, asegúrate de que estés adquiriendo el mejor para tu niño pues en cada etapa de su vida estos le ayudan en su desarrollo, y sobre todo, se convierten en herramientas para conocer y explorar el mundo que los rodea.

 

Jugar es algo espontáneo por excelencia, además, es una actividad que desempeña un papel muy importante en la infancia. Es a través del juego que el pequeño comienza a entablar las primeras relaciones sociales, sobre todo con su mamá.

 

Conforme el niño va creciendo, la actividad lúdica le ayuda a desarrollarse de manera física y psicológica; la primera, porque en sus años más tempranos es la única forma en que consume sus energías, mientras que en la segunda, es un excelente medio para expresar y realizar sus deseos, así como exteriorizar sus sentimientos, ya que el juego sirve para madurar las ideas y mediante éste, el niño ensaya cómo será su vida de adulto.

 

RECOMENDACIONES GENERALES

Antes de seleccionar el juguete para tu niño toma en cuenta que:

  • El mejor juguete no siempre es el más caro.

  • Revisa que el material no sea tóxico, y que el juguete no tenga bordes o astillas que puedan lastimar al bebé.

  • Entre más pequeño sea el niño, necesita juguetes más grandes.

  • Toma en cuenta la personalidad de tu hijo para comprarle el juguete, si es un niño pensativo, los rompecabezas y juegos de destreza mental serán de mucha utilidad

  • No compres juguetes sólo para satisfacer un capricho de tu hijo.

  • Saturar a tu hijo de juguetes sólo conseguirá que no les preste atención a ninguno.

  • No le quites el juguete como forma de castigo.​

EL MÁS ADECUADO SEGÚN SU EDAD

 

Una vez que has tomado en cuenta las recomendaciones anteriores, los expertos aconsejan que antes de adquirir un juguete tomes en cuenta las habilidades del niño, su edad, y hasta el entusiasmo que muestra por determinados objetos.

 

DE 0 A 6 MESES

 

El pequeño comienza a desarrollar sus sentidos. En esta etapa de su vida se sentirá atraído por juguetes que puedan mover sus piezas, que hagan ruido y cuyos colores sean llamativos. Las mordederas, las sonajas y los móviles de techo son ideales para esta etapa, pues le pueden ayudar a distinguir formas y colores.

 

DE 7 A 12 MESES

 

El bebé comienza a reconocer voces y se convierte en un “explorador” natural, por lo que le encantan las muñecas y los juguetes que producen ruido. Los libros de cuentos, especialmente aquellos que tienen texturas, se convierten en uno de sus preferidos, pues pueden tocarlos y sentirlos con sus manitas.

 

En este periodo también reconocen los grupos de hasta 3 cosas, por ello, los cubos son también juguetes recomendados.

 

DE LOS 13 A LOS 18 MESES

 A partir del primer año, se inicia la etapa del juego simbólico, en la cual que el niño imita todo lo que ve, además comienza a andar y a reconocer propiedades de los objetos. Los juguetes que le encanta son los de empuje y arrastres, por ejemplo, cochecitos o carriolas de muñecas, también son recomendados los juguetes que se arman, se apilan, o encajan unos con otros.

 

DE LOS 19 A LOS 24 MESES

 

El niño habla y ya comprende su entorno, aunque también se vuelve un poco egoísta con los juguetes, por lo cual en general prefiere jugar a solas e imitar a los adultos. En esta etapa, el pequeño puede que se interese por la música; por ello, los instrumentos musicales – especialmente los de percusión como los tambores – van a estar entre sus favoritos. También le gustan las “masas” para moldear ya que le permiten desarrollar su creatividad y destreza motora fina, por lo que es recomendable la plastilina or arcilla moldeable.

 

DE 2 A 3 AÑOS

 

La imitación se convierte en su principal actividad, les encanta asumir los roles de los adultos o de los que su imaginación les provea. Otros de sus juguetes preferidos en esta etapa, son los de construcción, ya sea de escenarios u objetos: casitas, los coches, las cocinitas, palas, y todo lo relacionado con la construcción. De manera general, busca que los juguetes de los niños menores de 5 años sean multisensoriales, es decir, que ellos emplean sus sentidos al máximo – que lo pueden tocar (tacto); que lo pueden observar (vista). La manipulación de un juguete como cuando se agita una sonaja, puede producir un sonido (oído). No obstante, cada uno de estos dominios cubre un gran ámbito: un sonido puede ser fuerte o bajo, musical o discordante; un estímulo visual puede variar en forma, color y textura. Piensa en las muchas cualidades sensoriales que posee un juguete.

 

¡Una buena opción son los muñecos de peluche que hablan! Tu pequeño sentirá cómodo y motivado a imitar sus palabras.

 

ADEMÁS... TOMA EN CUENTA

Finalmente, es importante que consideres que su espacio, ya sea un cuarto, rincón de la casa o cuarto para jugar, debe contar con ciertas características que facilitarán la actividad lúdica.

 

Debe ser cómodo iluminado, ventilado, espacioso, seguro y siempre contar con la supervisión de un adulto, aunque esto no implique intervención. Para personalizar más este espacio, puedes colocar un letrerito que identifique el espacio por ejemplo “el rincón mágico”.

 

Si tu pequeño jugara con piezas pequeñas, es conveniente que coloques una sábana o manta sobre la cual pueda colocar sus juguetes, y así al final será más fácil recogerlos.

 

Al final del día o de la hora del juego, aprovecha para inculcar nuevos hábitos, por ejemplo, enseñarle según su edad y estatura, a guardar los juguetes para vaya estableciendo el hábito del orden. Pueden tener un cajón especial o varias bolsas o contenedores para ello.

 

Además, este momento puede ser bueno ¡para enseñarle los colores y números! Frases como: “voy a recoger la pelota roja”, “yo juntaré 5 cinco cubos y tu contarás 3”, etc le enseña a prestar más atención, a contar y a clasificar por grupos.

 

Recoger los juguetes se puede convertir también en un momento de convivencia familiar, pues ambos padres pueden ayudarle a recoger los juguetes, al mismo tiempo que le dedican tiempo y le hacen sentir su amor.

 

Ricitos de Oro, ¡tan natural como el amor por tu bebé!

 

 

Share on Facebook
Please reload